ejercicios de kegel

Beneficios de ejercitar el suelo pélvico

El suelo o piso pélvico, como también es llamado es una estructura de músculos y tejidos conectivos muy importante, que da sostén y suspensión  a los órganos pélvicos de la mujer y del hombre, tanto los que forman parte del sistema urinario: vejiga y uretra, como a los órganos del sistema genital o reproductivo, útero, vagina, próstata, vesículas seminales, así como a los del sistema digestivo en su extremo distal: recto y ano, manteniéndolos en su posición correcta.

El suelo pélvico ofrece una estructura dinámica que permite la continencia urinaria y fecal.  De allí la importancia de que mujeres y hombres cuiden el suelo pélvico mediante la ejercitación del mismo, ya que el debilitamiento de éste provoca una serie de trastornos en relación con cada uno de los órganos antes mencionados, y que en muchos casos se tornan en graves, tales como incontinencia urinaria, disfunciones sexuales, prolapsos, vientre caído, entre otros. Y por otra parte, afecta la cadera, pelvis, columna y piernas.

Beneficios de ejercitar el suelo pélvico en las mujeres

Hay una serie de ejercicios que ayudan a la mujer a fortalecer el suelo pélvico, los cuales se pueden realizar antes del embarazo, durante el embarazo y después del parto, y que le permiten a la mujer tonificar los músculos del área genital previniendo los prolapsos así como la incontinencia urinaria de esfuerzo.  También se pueden realizar durante el período de la menopausia, dado los grandes cambios hormonales que se presentan.

Los beneficios de trabajar el piso pélvico son innumerables pero muy pocos conocidos por las mujeres, de hecho la mayoría de mujeres ignoran al respecto.  El ejercitar el suelo pélvico antes del embarazo evitará en la mayoría de mujeres, a no ser que tengan una predisposición personal que cause debilidad en los tejidos musculares y ligamentos, la famosa incontinencia urinaria de esfuerzo, debido a que el peso del bebé hace presión sobre la vejiga de la madre.

Otros beneficios de ejercitar el suelo pélvico es que a la hora del parto se evitan los muy dolorosos desgarros, facilitándose así a la mujer el dar a luz sin mayores contratiempos.   Y en caso de que se produjera algún desgarro como ha habido con anterioridad incrementación de la circulación sanguínea en dicha zona debido a la ejercitación de la misma, será más fácil la  curación y recuperación del mismo. Además evitará que aparezcan las dolorosas hemorroides, causada por las fuerza o pujo que debe hacer la mujer al dar a luz normalmente.

También evitará el prolapso del útero, vejiga y de algunos otros órganos relacionados con dicha zona, después del alumbramiento. Le permitirá integrarse a sus actividades normales sin temor alguno a que no pueda controlar el esfínter urinario. Y además a reanudar pasado el tiempo correspondiente su vida sexual, incrementándose aún más el placer de la relación sexual por cuanto la zona ha sido tonificada apropiadamente.

Ahora bien, no sólo debemos centrarnos en ejercitar el piso pélvico, mediante los ejercicios que nos indique el fisioterapeuta de acuerdo a la condición física de cada mujer, sino que también debemos evitar perjudicar los músculos pélvicos mediante la presión intra abdominal, de allí que la mujer después de haber dado a luz, debe evitar realizar los llamados ejercicios abdominales comunes y en su lugar  realizar una serie de ejercicios hipopresivos una vez que el útero haya vuelto a su tamaño normal, lo cual generalmente ocurre tres meses después del parto.

Este tipo de gimnasia se puede realizar una o dos veces por semana por un período de seis meses aproximadamente, y trae grandes beneficios al suelo pélvico ya que consisten en controlar la respiración y el diafragma se elevan los órganos del sistema urinario: vejiga y útero y además los intestinos lo cual conlleva a una mejor tonificación del área pélvica  y del área abdominal.

Otro beneficio de este tipo de gimnasia estática o gimnasia abdominal hipopresiva  es que como se realiza en apnea, es decir, mediante succión abdominal y apertura de las costillas, ayuda a corregir la postura, alinea la columna, trabaja los brazos, reduce la tensión del abdomen,  evitando así lo que se conoce como vientre caído.

Beneficios de ejercitar el suelo pélvico en los hombres

Generalmente este tipo de ejercicios de entrenamiento y fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico son recomendados para los hombres que han pasado por cirugía de próstata,  ya que este tipo de operaciones traen consigo debilitamiento del esfínter uretral, así como para aquellos  que presentaban incontinencia urinaria de esfuerzo, o que no tienen control intestinal o incontinencia fecal. E incluso les ayuda a mejorar su vida sexual ya que la edad y el ejercicio físico realizado no adecuadamente también afectan esta área pélvica causando incontinencia, lo cual baja la auto estima en el hombre, llevándolos a la disfunción eréctil.

Los ejercicios más recomendados son los ejercicios de Kegel, sin embargo, siempre es recomendable hacerlos por lo menos al principio  bajo la guía de una persona especializada, ya que el hacerlos incorrectamente pueden ocasionar efectos contrarios a los que se quiere, como que en vez de tonificar los músculos del piso pélvico   se debiliten aún más.  El más conocido consiste en contraer el ano por cinco segundos, descansar, hasta completar 10 veces la rutina diariamente.

Igualmente los hombres pueden hacer uso de los ejercicios hipopresivos que explicamos anteriormente, y que no solo le permitirán fortalecer el suelo pélvico sino también otros músculos del cuerpo.

Entre los beneficios que traen para el hombre el ejercitar el suelo pélvico están: Les permite tener un mayor control de la eyaculación, un mejor nivel de erección y  mayor irrigación sanguínea en la zona, lo cual se traduce en mayor placer sexual para la pareja.  Otro de los grandes beneficios es que ayuda a evitar problemas en la próstata, ya que al eyacular correctamente está limpiando sus conductos seminales,  y al orinar el hombre vacía cualquier resto que le podría producir  hinchazón e irritación de la glándula prostática  por infección debido a una serie de bacterias que se conoce como prostatitis bacteriana.

Por último podríamos decir,  que además de todos los beneficios anteriores el hombre aprende a conocer  y a entender el funcionamiento de su propio cuerpo, lo cual redundará no solo en logros físicos sino también en el aspecto psicológico.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *